jueves, 26 de abril de 2012

Los asteroides, ¿el futuro de la minería?


Siempre se ha hablado de los asteriodes como potenciales fuentes de minerales, buena parte de las historias y novelas de ciencia ficción mencionan frecuentemente  la explotación comercial de estos cuerpos rocosos  como la evolución natural que deberemos tomar como especie habida cuenta nuestra necesidad de los cada vez más escasos recursos con los que cuenta nuestro planeta y la alta dependencia que nuestra sociedad industrial tiene de ellos.

Pues bien, el momento se acerca, un grupo de emprendedores entre los cuales se encuentran el cineasta James Cameron y el cofundador de Google Larry Page han fundado Planetary Resources, una firma de investigación y puesta a punto de tecnologías que permitirán en un futuro cercano la explotación comercial de los invaulables recursos minerales que contienen los asteroides. La iniciativa avanza rápido, el próximo año lanzarán un telescopio que orbitará la Tierra y se encargará de localizar asteroides cercanos a nosotros y que puedan ser explotados, a futuro se lanzarán sondas robóticas que puedan realizar las operaciones de acercamiento y estudio de los asteroides.

Inicialmente se buscará agua, sus componentes (oxígeno e hidrógeno) son necesarios para la formulación de combustible de cohetes, posteriormente se planea el desarrollo de tecnologías que permitirán la extracción y procesamiento in-situ de los metales contenidos en los asteroides seleccionados.




Aunque dejar de depender de los sobre explotados recursos no renovables de nuestro planeta suena muy bien, el asunto plantea algunas cuestiones: ¿será el inicio de la privatización del espacio?, ¿las tecnologías desarrolladas podrán compartirse con toda la humanidad?, ¿dejaremos de explotar nuestros recursos naturales y ahora seremos el vertedero del sistema?. El tema esta planteado.


miércoles, 18 de abril de 2012

El transbordador espacial a detalle extremo


La era de los transbordadores espaciales llegó a su fin el año pasado y el Discovery, uno de los más emblemáticos y el que más misiones realizó, tuvo su último vuelo el pasado 17 de Abril cuando a hombros de un Boeing 747 modificado por la NASA, se le transladó del Centro Espacial Kennedy al Museo del Aire y del Espacio perteneciente al Instituto Smithsoniano en Washington. Atrás queda toda una serie de misiones importantes para la ciencia como el lanzamiento del Telescopio Espacial Hubble por citar alguna.



Sin embargo, una vez en el museo, no se tiene planeado que el público pueda acceder a su interior de manera que se permitió a fotógrafos de National Geographic obtener una serie de fotografías de ultra alta resolución del interior y exterior del Discovery que nos dan una serie de vistas de 360º sin precedentes.



Se empleó la técnica del Gigapan o gigapanorama, es una técnica desarrollada por la NASA para los "rovers" Spirit y Oportunity  y que permitió obtener las increibles panorámicas de 360º del suelo de Marte. Un Gigapan es entonces una imagen compuesta por gigapixeles o sea imagenes digitales de millones de pixeles, lo que hace que la panorámica resultante tenga una resolución (y por tanto un nivel de detalle) asombrosa.



Para la cabina de vuelo del por ejemplo, el Gigapan es una imagen de 2.74 Gigapixeles -equivalentes en resolución a la que entregarían 340 imagenes tomadas con la cámara de 8 Megapixeles de un iPhone- a la que puede hacerse Zoom y observar detalles milimétricos de los controles de vuelo. Se cuenta con Gigapans de la cabina de vuelo, de la "panza", de los baños, de la punta, de la parte media del transbordador, etc. En ellos encontraremos además una breve explicación (en inglés) de la zona a la que hagamos zoom.



Les animamos a visitar estos Gigapans y observar a gran detalle el equipo y la instrumentación de uno de los íconos de la exploración espacial.

Enlace: Gigapans del Discovery

miércoles, 11 de abril de 2012

Fibra óptica casera


La Fibra Óptica es un conjunto de filamentos de vidrio o plástico de espesores micrométricos que tiene la capacidad - debida a las propiedades ópticas de sus componentes- de llevar mensajes en forma de haces de luz que pasan de un extremo a otro de los filamentos aunque estos se curven y sean muy largos. Cuando un haz de luz pasa de un medio a otro se producen los fenómenos de refracción (desvio del haz al existir una variación de la velocidad del haz) y reflexión ("rebote") -ver video explicativo-. Mediante una adecuada selección y purificación de los materiales se consigue que la luz que entra a la fibra óptica sea "guiada" en la dirección que la fibra lleve sin practicamente pérdida de la señal (los impulsos luminosos) lo que la hace muy adecuada para transmitir datos sin los inconvenientes que presentan los cables de cobre convencionales (principalmente la resistencia al flujo de la información y las perturbaciones electromagnéticas)



Aunque el objetivo de su uso actual sea el de transmitir datos también podemos usarla para "mover" la luz de un punto a otro (uno iluminado a uno oscuro por ejemplo), creando de esta forma iluminación artificial sin el empleo de la energía eléctrica. Hasta aquí todo luce muy bien, el problema es que la fibra óptica es muy cara y hace impráctico su uso en los hogares. 



Sin embargo si bien los vidrios y plásticos especiales para la fabricación de fibra óptica se obtienen mediante sofisticados procedimientos, éstos no son los únicos materiales que presentan buena conduccón de los haces luminosos y es aqui donde entra otro material más común y mucho más barato: el aceite mineral. El aceite mineral tiene propiedades ópticas que lo hacen muy interesante como medio transmisor de la luz cuando se usa con vidrio. Así, de esta manera Dan Rojas experimentando con aceite mineral y vidrio pyrex (el de los instrumentos de laboratorio) ha conseguido elaborar un segmento "rígido" que funciona como fibra óptica al transmitir la luz de un lugar a otro y nos lo muestra en el video que presentamos en esta entrada.

El material no tiene pierde: al principio nos muestra una comparación entre el agua y el aceite mineral como medios transmisores cuando la luz pasa del medio A (un tazón de vidrio) al medio B (agua en un caso y aceite mineral en otro), la refracción es mínima en el caso del aceite. Tras probar además que se transmite mas cantidad de luz en el aceite que en el vidrio procede a construir el segmento de fibra con un tubo de vidrio relleno de aceite y le pone a prueba en un cuarto oscuro, sin más les dejamos con el interesante experimento: