viernes, 24 de agosto de 2012

Juegos olímpicos robóticos


Las universidades de Bristol y del Éste de Inglaterra llevan a cabo en estos días la Roboworld Cup, evento en el cual diversos equipos de estudiantes de robótica e ingeniería de distintas universidades alrededor del mundo ponen a prueba sus prototipos de robots en diferentes discliplinas deportivas.

Los robots compiten en disciplinas tales como Futbol, Basquetbol, Halterofilia y carrera de Maratón. Además de lo llamativo de estos ingenios tecnológicos el evento persigue la idea del trabajo multidisciplinario, pues los equipos deben tener expertos en robótica, ciencias de la computación, ingeniería eléctrica y mecánica además de tener experiencia en el campo de la visión y la sensibilidad.

En el caso de los robots humanoides, como lo que juegan futbol, éstos deben además ser capaces de andar con  cierta soltura, tener cierta rapidez de movimientosy evitar tropiezos, todo un reto para los equipos de desarrolladores.




Por México compite el equipo dotMex del Cinvestav del Instituto Politécnico Nacional en colaboración con la UNAM en las categoría de Androsot y Hurosot éstas se refieren a futbol robótico con androides bípedos (la diferencia es el tamaño, mayor para el Hurosoft).  ¡Suerte a nuestros atletas electromecánicos!

jueves, 2 de agosto de 2012

Los 7 minutos de terror del Curiosity

Estamos a escasos 3 días de que el Curiosity, el rover más grande construido por la NASA  y estrella principal del programa denominado Laboratorio de Ciencia Marciana (MSL por sus siglas en inglés) llegue a Marte. Este sensacional vehículo incrementaría exponencialmente el conocimiento que sobre el planeta rojo nos han proporcionado su hermanos menores Spirit y Opportunity. Pero para ello el rover deberá pasar la prueba más riesgosa de todas: aterrizar.



Comparado a los rovers Spirit y Opportunity, el Curiosity luce como un gigante: mide casi 3 metros, pesa casi mil kilos y tiene 6 ruedas enormes lo que hace que la ingeniería espacial se enfrente al reto de aterrizar un vehículo que ingresará a la atmósfera marciana (una atmósfera 100 veces más tenue que la terrestre) a una velocidad de 20000 km/hr, luego frenará y finalmente deberá posarse suavemente en la superficie marciana, todo ello en tan solo 7 minutos.



El riesgo de un impacto o falla en la misión es muy alto y sólo se tiene una oportunidad, el éxito de la misión de aterrizaje es, sobra decirlo, crucial. 

Los ingenieros de la NASA han ideado un sistema que se basa en un deflector térmico que deberá entrar a la atmósfera marciana en un ángulo exacto (lo que reducirá la velocidad de entrada del ingenio a velocidades supersónicas -todo ello a unos 16000 ºC-) para posteriormente utilizar un paracaídas supersónico que frenará al Curiosity a velocidades subsónicas, en ese momento la sonda enviará señales de radio que rebotarán en el suelo marciano y alimentarán de datos a la siguiente etapa, en ésta, un vehículo-grua (denominado Sky Crane) deberá utilizar retrocohetes  y cuerdas para bajar colgando al Curiosity (que desplegará sus ruedas). Si todo sale bien el rover se posará tranquilamente en el suelo de Marte. Finalmente el Sky Crane utilizará sus retropropulsores para estrellarse lejos del Curiosity ya que el polvo y los gases de combustión generados por sus cohetes podrían afectar el valioso instrumental del rover.

La NASA ha preparado una serie de videos que nos muestra la compleja maniobra de descenso del Curiosity, presentamos los que a nuestro jucio son los más interesantes:

¿Que tan difícil es aterrizar el Curiosity en Marte?


Los siete minutos de terror de Curiosity